• junio 25, 2021

Talleres de teatro en la cárcel de Florencio Varela

PorDamian Mereles

Feb 10, 2021
 Lucas Albaneda nos cuenta acerca de los talleres de teatro que se vienen realizando en la cárcel de Florencio Varela. Relata su experiencia personal, su visión de lo que son las cárceles en la actualidad, cómo son representadas socialmente y la potencialidad del teatro como generación de un espacio de libertad

Al llegar a la cárcel a dar sus talleres de teatro Lucas ya tenía un pasado de compromiso social. Él había militado en villas y llevaba tiempo con el interés de laburar en cárceles. Sin embargo su entrada a este lugar fue un fuerte impacto individual por dos cuestiones: primero por ver en primera persona la potencialidad de ese espacio para construir una sociedad diferente, para cambiar vidas de personas, pero en segundo lugar también por la fortaleza de los vínculos que construyó allí dentro.

En este sentido nos cuenta que “entrar a la cárcel fue toda una experiencia sobre todo por el prejuicio que tenía, por lo que a uno le venden en la tele. Cuando fui por primera vez enseguida pegué mucha onda con la mayoría de los chicos y algunos de ellos ya son amigos, no solo alumnos o colegas.

Quien ahora da el taller conmigo, está ahora privado de su libertad”. Lucas destaca en todo momento la calidez que fue recibido cuando llegó a la cárcel y el daño que hace el tratamiento mediático, para él intencional, que se hace de este mundo. En relación a esto expresa que “creo que lo que hay que cambiar es un sistema que está hecho para que a ellos la pasen mal. Y uno se da cuenta que hay un montón de negocios, que hay gente a la que le conviene que no salgan”.

Su experiencia allí adentro se construye día a día con un fuerte ida y vuelta, una verdadera retroalimentación entre lo que Lucas da y lo que aportan las personas que viven allí adentro.


Y cómo dijimos anteriormente, el espacio tiene una potencialidad muy grande que también marca los objetivos que tienen en la elaboración de los talleres. Como Lucas se encarga de señalar claramente existen grandes dificultades en la reinserción de aquellos que estuvieron privados de su libertad.

Es a partir de un ida y vuelta con los presos que se intentan construir los temas que se abordan en los talleres. Aquí lucas afirma que “las temáticas se van construyendo y surgen bastante de la vida de ellos y su realidad. Ahora por ejemplo yo planteé la temática de la vida como una cárcel.

Las cosas en las que cada uno está atrapado y que representan la propia cárcel de uno. Y uno de los chicos eso lo vínculo con la historia argentina y cómo siempre se repiten los mismos errores y las mismas situaciones”. Se trata de un espacio terapéutico, de creación, en un contexto que es descripto por Lucas no solo como violento y opresivo sino también como monótono y repetitivo. Y el teatro se trata de crear mundos, en palabras del entrevistado, “el taller funciona literalmente como una puerta hacia otra realidad, tener ese espacio donde uno va a crear otro mundo es conseguir un pedacito de libertad”.

El taller da herramientas para que cuando cada uno de los chicos salga pueda construir una nueva realidad más allá lo que la cárcel como institución aporta, que no es más que la reproducción de sus formas de ser anteriores.

Por último, realmente vale recalcar el esfuerzo de los que están allí adentro para que esto funcione. En relación a este tema Lucas aporta que “es muy importante todo lo que hacen los chicos del centro de estudiantes, ellos son los que verdaderamente generan una actividad que le permite a los que están adentro salir y tener un nuevo horizonte”.

Las dificultades son muchas allí adentro, un contexto adverso para que funcione un taller de teatro, con la enorme carencia de recursos (cuestión en la están abiertos a recibir ayuda de cualquiera que lo desee) que deben afrontar para el funcionamiento de esta actividad.