• junio 25, 2021

Cumple 59 años el alfajor capitán del espacio, un ícono del conurbano bonaerense

Sus comienzos fueron en Ezpeleta, luego Bernal Oeste y a 10 años de su apertura consiguieron el lugar en la calle gran canaria, localidad de Quilmes. Lugar en el que todavía siguen produciendo el deleite de miles de argentinos.


Recién comenzaba la década del 60’ cuando los socios, Ángel de Pascalis y Arturo Amado, compraron una fábrica de alfajores de Ezpeleta que estaba a punto de quebrar. Para elaborar el alfajor que querían, fueron probadas muchas marcas, la idea de la empresa era hacer un producto con los mejores ingredientes, que sea de calidad y con un precio popular para que nunca falte en la mochila o cartera de nadie. Fue así que el 2 de febrero de 1962 nació el alfajor capitán del espacio, un emblema de Quilmes y de todo el conurbano.

La empresa no necesitó de marketing ni publicidad para que sea un boom en sus consumidores, siempre procuró que el precio sea el más accesible y hasta hoy en día hay cientos de kioscos y barrios que no recibieron la confirmación de que van a contar con los alfajores y no lo harán ya que la empresa no abre nuevas cuentas. Decenas de vecinos y vecinas de la zona cuentan con el alfajor en sus negocios de barrio, en cambio en barrios de la capital federal y en gran parte del país, se vuelve una odisea conseguirlo.


La leyenda del sur de buenos aires, que se hizo famosa de boca en boca, ganó el mundial de alfajores en el año 2006, llegando a la final con otros representantes argentinos. Lo cierto es que así como deleita a miles de argentinos, hay otros cientos de miles que lo tienen como un mito ya que aún no han probado con sus paladares al gran capitán del espacio.